Español Portugues
Facebook
Twitter
>>

Auxiliares de mayoral se cualifican en el enfundado de pitones y como picadores a caballo

Imagen Principal

Se trata de una formación de 23 horas de duración que se desarrolla durante el fin de semana y en la que los alumnos, de los que cinco proceden de escuelas profesionales agrarias de Portugal, “complementarán las enseñanzas que reciben en los centros agrarios y que son necesarias para el trabajo que como profesionales tendrán que realizar en las ganaderías de reses bravas”, según el director del centro de Moraleja, Gabriel Sancho.

Así, los estudiantes analizarán el comportamiento de una vaca ante el picador con el fin de detectar la bravura del animal, aprenderán la técnica del enfundado de pitones y adquirirán los conocimientos básicos sobre el herrado de equinos que les permitan actuar en situaciones de necesidad para preservar los cascos de los caballos.

Enseñanzas estructuradas en seis unidades didácticas y que están dedicadas a conocer las características del caballo de picar, su equipamiento y preparación, la histología y anatomía del pitón y técnica de enfundado de pitones de toro de lidia, así como las distintas fases del herraje, en las que se incidirá en las medidas de seguridad e higiene en el trabajo a las que se deberá prestar especial atención.

El curso de picadores a caballo, herraje de caballos y enfundado de pitones se incluye dentro del proyecto transfronterizo “trans-Formación” que tiene como objetivo el desarrollar una oferta formativa conjunta para la red de centros de Formación Agraria de la Comunidad de Extremadura (España) y las regiones portuguesas del Alentejo Central, Alto Alentejo, Baixo Alentejo y Beira Interior Sul.

El proyecto se desarrolla dentro del Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza España - Portugal 2007 - 2013, POCTEP, programa que invierte en el futuro de la región, traduciendo las propuestas de los territorios en inversiones sobre infraestructuras, activación empresarial, biodiversidad, turismo, cultura, deportes y otros aspectos. Los proyectos se financian por el Gobierno de Extremadura y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en un 75% con el objetivo de reducir diferencias estructurales.